¿Sabes disfrutar de tus vacaciones?

PicsArt_1438345208796

La pregunta puede resultarte un poco extraña si tu respuesta es claramente un SÍ pero te aseguro, y entre ellas me incluyo, que hay muchas personas a las que nos cuesta cambiar nuestros hábitos, horarios, sitios de nueva estancia…

La desconexión con la vida cotidiana no siempre resulta fácil y creo tener algún motivo clave por el que esto sucede:

  • las expectativas que ponemos para esta época del año
  • la “obligación” de disfrutar de todos los momentos

 

Claro que todos queremos sacar el mejor partido de nuestro tiempo de descanso; queremos salir, entrar, hacer cosas nuevas, dejar de lado los problemas cotidianos, cambiar la cotidianeidad… pero “obligarnos” a que esto suceda no suele ser la mejor manera de conseguirlo, es más puede llegar a convertirse en algo desagradable e incluso angustioso.

Por eso es conveniente hacer de las vacaciones un TIEMPO DE REALIDAD donde entran en juego momentos de relajación y disfrute con momentos menos agradables como puede ser el cansancio, el calor, los planes de lluvia que no esperábamos, el ruido del coche del que sospechamos una avería, los niños que se aburren… es decir, ser capaz de aceptar que las vacaciones son momentos en los que caben instantes de todo tipo al igual que en tu día a día. De esta manera podrás permitirte estar cansado aunque a ti te parezca que no corresponde a momentos de descanso o podrás encontrarte triste si así lo sientes en ese momento y sin necesidad de encontrarte mal por estos sentimientos que “no parecen acordes a la época de vacaciones”. Cuando uno asume que el tiempo de ocio se puede disfrutar sin la “obligación” de ser feliz, la frustración no llega y la persona es capaz de asumir de mejor manera lo que venga.

Igual que somos capaces de asumir esto, también es necesaria tener una actitud positiva y abierta para ser capaces de disfrutar de nuestro tiempo de ocio y para eso te doy algunas claves que te pueden ser útiles.

 

Consejos para disfrutar de tus vacaciones

 

  • Disfruta de las cosas sencillas; no esperes que algo extraordinario suceda para sentir placer. Para, observa. Mira los árboles, el mar, la montaña… míralo con atención y no en “modo piloto automático” como solemos hacer. Aprecia sabores, colores, texturas, olores … es un buen momento para conectar con sensaciones.
  • Cambia el “tengo que” por el “me apetece hacer”; intenta evitar las obligaciones y cámbialas en la medida que te sea posible por cosas que te verdaderamente te apetezca hacer aunque no sea la hora adecuada o el momento oportuno. Evita tu propio sabotaje emocional y hazlo. Aprecia lo bien que te sientes al conseguirlo.
  • Busca momentos para ti; reencuéntrate contigo mismo, conecta con lo que sientes, lo que necesitas… deja que tus pensamientos fluyan, no los juzgues… están ahí por algo.
  • No programes todo el día; está muy bien tener objetivos pero que sean siempre modificables en función de las apetencias del momento. No hagas nada porque así lo tenias planeado para esa mañana o esa tarde, hazlo porque te apetece. Se capaz de modificar.
  • Al menos un día haz algo muy distinto a lo que acostumbras hacer en tus vacaciones. No tiene que ser algo muy excepcional sólo algo que no haces a menudo. Vete a la playa tarde, alquila una bici y da un paseo, monta en caballo si nunca lo has intentado, mira las estrellas tumbado en algún sitio… piensa luego en como te has sentido; ¿te ha gustado?… quizá te apetezca probar más cosas nuevas.

 

Las vacaciones no son momentos de buscar soluciones ni de pensar en grandes cambios, no pongas tus expectativas en ello.

Trata de disfrutar de ellas estando presente en el momento actual que estás viviendo y no te adelantes en pensar como será la vuelta o la cantidad de trabajo que tendrás al reincorporarte a tu puesto de trabajo.

Disfruta de momentos poco habituales durante el resto del año y acepta lo que venga con una buena actitud.

 

Uno de los momentos que suelen darse dentro de nuestro período vacacional es el de hacer un pequeño balance de cómo nos ha ido el año a distintos niveles (laboral, personal, sentimental); algo así como si cambiásemos de año. Está bien que suceda siempre y cuando sea un balance constructivo para nosotros; no tomes decisiones importantes, ya tendrás tiempo de hacer cambios a la vuelta y sobre todo no te machaque pensando en las cosas que no han sucedido como tú deseabas.

 

Y como hoy comienzan las vacaciones para CoachingRuth, mis vacaciones, quería compartir con vosotros lo importante que ha sido para mí este año que ha estado cargado de grandes aprendizajes,  de un importante desarrollo personal,  de grandes emociones emociones y grandes momentos en sesiones… siento una inmensa gratitud por la profesión que he elegido y por la transformación de personas a las que he tenido la inmensa suerte de sacar juntas la mejor versión de ellas mismas. Espero seguir este camino que tantas recompensas emocionales me están produciendo.

Gracias por leer mis post semanales, por vuestros comentarios, opiniones , llamadas y por compartir lo que para mí ya es un MODO DE VIDA, EL COACHING.

 

Nos vemos en Septiembre con grandes novedades y nuevos proyectos que compartiré con vosotros y que espero os gusten.

 

¡¡¡FELICES VACACIONES A TODOS!!!

 

Un fuerte abrazo

 

pensamientos de 2 \"¿Sabes disfrutar de tus vacaciones?\"

  1. Gracias, Ruth. Está todo muy claro. Meridiano incluso. Ahora sólo me falta releerlo dos veces más, I nteriorizarlo, rumiarlo y digerirlo. Y ¡ponerlo en práctica!
    A disfrutar de las vacaciones.
    Besos.
    Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *