Cuando llega la frustración

shutterstock_217077385

La frustración es una respuesta emocional que aparece ante los obstáculos de la vida; básicamente cuando hacemos esfuerzos y no obtenemos lo que esperamos. Sus manifestaciones son múltiples y varían dependiendo de las personas y sus experiencias de vida.

Es una emoción común y frecuente en el ser humano que si no aprendemos a gestionar puede traer consigo un continuo sentimiento de decepción que acabará en situaciones repetidas de infelicidad, desmotivación y abandono de objetivos, insatisfacción con todo aquello que nos rodea e incluso en momentos de ansiedad y depresión.

Es importante, al igual que cualquiera de nuestras emociones, identificarla, saber la intención positiva que tiene en nuestras vidas y posteriormente gestionarla para realizar los cambios oportunos que nos conduzcan a una mejora de vida.

¿Qué ocurriría si después de un sentimiento de frustración abandonásemos nuestras metas, nuestros objetivos, nuestras relaciones de pareja, de amistad, familiares ….?

¡¡¡ Qué importante es educar desde la infancia para afrontar momentos de frustración!!!!

No podemos evitar situaciones que generen esta emoción pero sí podemos aprender a no dejarnos vencer por esa sensación, podemos aprender a intentarlo de otro modo, a sacar enseñanzas de lo aprendido para sacar nuevas vías de actuación que nos lleven a lo que deseamos realizar…

La frustración es una señal de excitación, nuestro cerebro está convencido de que podría hacer las cosas mejor de lo que lo está haciendo ahora. Esto es muy positivo, la solución está a nuestro alcance pero lo que estamos haciendo hasta ahora no funciona, necesitamos cambiar la actitud para alcanzar el objetivo, es una señal para ser más flexible. ¿Cómo enfrentarnos a ella?

Antes que nada dándonos cuenta de que es nuestra amiga y buscando nuevas formas para obtener un resultado; intentando encontrar alguna información sobre cómo afrontar la situación o un modelo a imitar, alguien que ya lo haya hecho con éxito. Fascinándonos por todo lo que podemos aprender con éste y otros muchos desafíos.

Las personas con una baja tolerancia a la frustración se caracterizan por :

  • Tener un miedo desbordado al fracaso
  • Ser muy poco pacientes
  • Creen que TIENEN que obtener todo lo que desean de la vida. Lo ordenan, insisten o lo que haga falta para obtenerlo; lo contrario es un fracaso.
  • Cualquier dificultad en su camino es un OBSTÁCULO insufrible.
  • Tienen una percepción exagerada de la situación que están viviendo.
  • Confunden DESEO con NECESIDAD

¿Entiendes ya que la frustración es una emoción llena de grandes enseñanzas?

Vívela con consciencia, sácale el máximo partido a lo que te está intentando decir, busca nuevas vías de actuación, aprende a aceptar que la perfección no existe y que ser enormemente exigente con uno mismo sólo conduce a la FRUSTRACIÓN, controla el impulso negativo de algo que no ha llegado a ser lo que esperábamos en enseñanzas para volver a actuar de otra manera, acepta lo que ha sucedido, aprende a llevar situaciones molestas y cámbialas por ACEPTABLES …

Recuerda  la frase de Kafka:

“No desesperes, ni siquiera por el hecho de que no desesperas. Cuando todo parece terminado, surgen nuevas fuerzas. Eso significa que vives”
Franz Kafka

¡¡¡ GRACIAS!!!

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *